Dos niños pequeños. Una hipoteca a interés variable. Dos sueldos cuasimileuristas. La cosa nunca estuvo para tirar cohetes, pero Silvia Fernández y Manuel Soberón mantenían su casa en Llanes (Asturias) con cierta holgura. Ver completo en: https://ift.tt/2Izt6mI