Una cantidad de entre 250 y 300 euros mensual ha sido, en especial durante la recesión, la diferencia entre mantener la casa o perderla. Ver completo en: https://ift.tt/2LFFin5