Cada vez son más las sentencias que están declarando la nulidad de las cláusulas financieras que referencian el cálculo del tipo de interés variable al IRPH en sus tres variantes: IRPH Bancos, IRPH Cajas O IRPH Conjunto de entidades.

En noviembre de 2013 las variedades de IRPH Cajas e IRPH Bancos desparecieron por la Ley de Emprendedores que, entre otras medidas, fijó como índice sustitutivo en aquellos préstamos que no tuvieran otro índice sustitutivo en vigor, el IRPH conjunto de entidades, que es el único de los tres, que se mantiene actualmente vigente.

Estos índices hipotecarios, más conocidos como IRPH, en sus distintas variantes, han tenido una evolución muy distinta a la del Euríbor, manteniéndose siempre en valores superiores a los del Euríbor y, si bien han bajado algo, su diferencia con el Euríbor -lejos de acortarse en estos años de crisis financiera y económica-, ha ido acrecentándose. Ello ha provocado que quienes tienen un préstamo referenciado a este tipo de índice, no han visto disminuir su cuota en la misma proporción que los que tenían sus préstamos referenciados al Euríbor.

Tal y como ha reconocido recientemente el Banco de España en el seno de un proceso judicial sobre la nulidad de este índice, las entidades (Cajas o Bancos respectivamente), que son las que proporcionan los datos de los que resultan los valores del IRPH, pueden influir en su determinación, lo cual contraviene de forma evidente, no solo el artículo 1.256 del Código Civil, sino la propia Orden Ministerial de 5 de mayo de 1994, cuyo artículo 6.2 prohíbe a una entidad financiera utilizar en sus préstamos o créditos hipotecarios un índice que se elabore con su participación, aportando datos que ella misma facilite.

Esta posible manipulación por las propias entidades financieras, junto a su imposición, (estamos ante condiciones generales de la contratación no negociadas individualmente sino pre-redactadas por la entidad e impuestas), y la ausencia de información y transparencia a la hora de fijar estos índices, pues las entidades no explicaban a los prestatarios sus diferencias con otros índices, su forma de fijación, o su distinta evolución y consecuencias económicas de su imposición, están llevando a nuestros Juzgados y Tribunales a decantarse por la nulidad de este índice, basándose en similares argumentos a los que esgrimió el Tribunal Supremo en su Sentencia de 9 de mayo de 2013 al respecto de las cláusulas suelo.

……………

http://www.expansion.com/juridico/opinion/2016/10/19/58079e66e2704e39498b45e1.html