La Ley 15/2015 de 2 de Julio de Jurisdicción Voluntaria, por la que se modifican numerosos preceptos del CC permite la separación y el divorcio ante Notario (siempre que se den los requisitos que a continuación señalaremos).

Esto es, desde el pasado 23 de Julio de 2015, son válidos los divorcios ante Notario siempre que dicho divorcio sea de mutuo acuerdo, y siempre que NO existan hijos menores o incapacitados. Y ello siempre que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio.

Requisitos:

  • El Notario competente será el del último domicilio común o el del domicilio o residencia habitual de cualquier de cualquiera de los solicitantes.
  • En cuanto a la intervención personal de los cónyuges al otorgamiento de la Escritura de divorcio, hay posturas divididas. Algunos se ciñen a la dicción literal del precepto y entienden que esta intervención es personalísima, de manera que no cabe representación, ( como se infiere del artículo 82 CC) y que por tanto, deben acudir los cónyuges a la vez a la firma de la Escritura.
  • La intervención de Abogado en ejercicio es preceptiva, puesto que el citado artículo 82 del CC, y artículo 54.2 de la Ley del Notariado, añade que “ los cónyuges deberán estar asistidos en el otorgamiento de la Escritura Pública de Letrado en ejercicio”. En constancia de su presencia y asesoramiento legal , los letrados deberán firmar también la escritura.
  • La Escritura Pública de separación o divorcio, contendrá necesariamente la declaración de los cónyuges en el que se manifieste la voluntad de divorciarseincorporándose el convenio regulador de divorcio.
  • La escritura, como señalamos, incorporará o transcribirá el convenio regulador, con el contenido indicado en el artículo 90 CC (a saber: atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar, liquidación del régimen económico matrimonial, pensión compensatoria – en su caso- para el cónyuge cuya separación o divorcio provoque un desequilibrio económico en relación a la posición del otro que implique un empeoramiento en su situación anterior al matrimonio, así como las bases para su actualización).

El Notario podrá oponerse a la aprobación del Convenio y a la firma del mismo cuando lo considere especialmente dañoso o gravemente perjudicial para alguno de los cónyuges o hijos. Del artículo 90.2  parece establecer por parte del Notario la obligación de valorar el Convenio. ” cuando los cónyuges formalizaren los acuerdos ante el Secretario judicial, o Notario, y éstos considerasen que, a su juicio, alguno de ellos pudiera ser dañoso o gravemente perjudicial, para uno de los cónyuges, o para los hijos mayores o menores emancipados afectados, lo advertirán a los otorgantes y darán por terminado el expediente, en este caso, los cónyuges sólo podrán acudir ante el Juez para la aprobación de la propuesta de convenio regulador”.

En cuanto a los documentos que deben aportarse para el divorcio ante el Notario, a falta de una regulación específica, parece que debe aplicarse los dispuesto en el artículo 770 de la LEC, (como ya era común al divorcio ante Juez), a saber:

  • Certificación  del Registro Civil , de la inscripción del matrimonio ( ya sea civil o religioso)
  • Certificación de nacimiento de los hijos  ( si los hubiese) en el Registro Civil. En el caso de que no existan hijos , parece que deberá presentarse el Libro de Familia acreditando esta cuestión.
  • Los documentos en los que los cónyuges funden su acuerdo.
  • Si se solicitaran medidas de carácter patrimonial, los cónyuges deberán aportar los documentos de que disponga que permitan evaluar la situación económica de los cónyuges y , en su caso, de los hijos (declaraciones tributarias, nóminas, certificaciones bancarias, títulos de propiedad, certificaciones registrales….)

La separación o el divorcio serán eficaces respectivamente desde la firma de la Escritura, y el Convenio será eficaz desde la aprobación por el Notario en los cinco días hábiles siguientes. Contra la negativa del Notario cabe recurso ante el Juez competente.

Los efectos de este divorcio ante Notario serán los mismos que los divorcios ante el Juez, a saber:

  • se extingue el vínculo matrimonial  ( pudiendo contraer nuevo matrimonio)
  • cesa la obligación de vivir juntos y cesa la presunción de convivencia entre los cónyuges.
  • se extingue el régimen económico matrimonial.
  • quedan revocados todos los consentimientos y poderes que uno de los cónyuges hubiera concedido al otro.
  • además tendrá eficacia el Convenio Regulador que hayan aprobado las partes, en los términos antes indicados y de acuerdo con el artículo 90 del CC.

Ante lo anterior, cabe señalar como elementos diferenciales respecto de la separación, que no disuelve el vínculo matrimonial y los efectos de la reconciliación.

Una vez firmada la escritura, y de acuerdo con el nuevo artículo 61 de la LRC, se remitirá por medios electrónicos al Registro Civil y a falta de ésta una copia autorizada en papel.

Aunque la Ley no lo aclara, parece que debiera crearse algún tipo de base de datos por el que se comunique por parte de los Notarios  y Secretarios Judiciales, el hecho de haber denegado el divorcio, por que en caso contrario nada impediría a los cónyuges acudir a otro que considere que no existe daño o perjuicio, para formalizarlo.

En cuanto a las cuestiones fiscales, el convenio regulador en el que se liquida el Régimen Económico en el divorcio ante Notario, es un documento sujeto ( o exento si el reparto es igualitario) en el ITPAJD,  que debe liquidarse dentro del plazo de 30 días hábiles.

Los bienes adjudicados en el Convenio a uno de los cónyuges, son inscribibles en el Registro de la Propiedad o Registro correspondiente según la naturaleza del bien que se trate.

En cuanto a los aranceles notariales, y a falta de una regulación específica en la materia que fije los aranceles en este supuesto, a fecha de hoy, debe considerarse como una escritura sin cuantía, por la que cobran aproximadamente 30,00€ , a lo que habrá que añadir el exceso de folios (dependiendo de la extensión del Convenio) y las copias autorizadas, más el coste por testimonio y la diligencia de aprobación del convenio, lo que puede elevar la cifra, que orientativamente y a los meros efectos de aproximación según el caso podrá oscilar entre 200-300€. Quedan excluídos des esta valoración los gastos de abogado, el coste de liquidación del régimen económico matrimonial, entre otros.

En caso de modificación del Convenio de divorcio celebrado ante Notario, deberá realizarse ante el mismo Notario competente que lo autorizó y será necesario nuevamente la intervención de Abogado.